Eventos

Religiosa latinoamericana avanza en su camino a los altares

Sufrió la cárcel durante unos nueve meses a causa del golpe de estado que condujo su hermano, el General Ignacio Veintemilla, que siendo presidente del Ecuador, se proclamó dictador en 1882.

Con 47 años fue expatriada y llegó en 1883 a Lima (Perú). Asistía a retiros espirituales, participando de las asociaciones marianas existentes en la iglesia Santo Domingo y la iglesia San Pedro, donde fue una de las fundadoras del Rosario viviente.

Por esa época la situación en el Perú era muy difícil, ya que hacía poco había concluido la guerra con Chile. Había muchas necesidades materiales, espirituales y morales de toda la población. Su mayor preocupación fueron entonces las niñas y jóvenes en peligro moral.

En 1894, Rafaela de la Pasión conoció al sacerdote Eustasio Esteban, de la Orden de San Agustín, religioso ejemplar que se convierte en su confesor y director espiritual.

Rafaela le dice al sacerdote que se siente llamada a fundar una familia religiosa que vele por las niñas y jóvenes en peligro moral.

Murió en Lima en olor de santidad el 25 de noviembre de 1918.

Las Religiosas Agustinas Hijas del Santísimo Salvador, indica su sitio web, son “mujeres consagradas para anunciar el Reino de Dios y así ser cooperadoras en la obra redentora de Cristo en la salvación de las almas, en especial de la santa obra de la preservación mediante la cual evangelizamos a la niñez y juventud en peligro moral, formándolas y educándolas cristianamente en los valores de pureza y amor”.

Suscríbete

Si desea recibir novedades de nuestro sitio web, por favor ingrese sus datos

Videos1

Video2

Galería de Fotos

Información de contácto

 

✈  Calle La Colonia nº 263 Urb. El Manzano – Rímac

☏ 4810831

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.